Si te gusta rodar durante todo el año, seguro que uno de tus principales quebraderos de cabeza es saber cómo abrigarte para salir en bicicleta en invierno. A continuación te contamos cómo vestirte para que sigas disfrutando sin pasar frío.

Como ciclista, probablemente te has visto inmerso o en alguna de estas situaciones, seguramente en ambas: sales en bicicleta en invierno y empiezas a tener frío, se te congelan las manos y los pies y no logras entrar en calor mientras te lamentas por no haberte abrigado lo suficiente; o, por el contrario, sales dispuesto a no pasar frío y te abrigas en exceso, lo que provoca la sensación de que te sobra todo y preferirías haber dejado alguna prenda en casa. Además de las malas sensaciones del momento, estas situaciones pueden traer consigo resfriados e infecciones que arrastrarás días.

Son los dos extremos de un mismo problema: una mala elección de las prendas de invierno para ir en bicicleta. En este artículo te vamos a explicar las diferentes opciones que existen y las claves para no pasar frío encima de la bicicleta.

¿Qué debes tener en cuenta antes de elegir las prendas de invierno?

Para evitar el frío mientras ruedas en bicicleta, todas las prendas utilizadas deben cumplir dos funciones. La primera, proteger del frío y de la humedad exterior impidiendo que cale en nuestro cuerpo. La segunda, alejar la humedad que provoca el sudor haciendo que transpire y evitando el enfriamiento por piel mojada.

Para poder conseguirlo es imprescindible que las prendas utilizadas sean siempre específicas de ciclismo, ya que están diseñadas para cumplir esta doble función. Otras prendas, como por ejemplo las destinadas al senderismo o alta montaña, aunque sean ligeras y protejan del frío, no están preparadas para transpirar el sudor que se genera tras un buen rato pedaleando.Además, los materiales con los que se confecciona cada prenda son específicos para su deporte, por lo que el grosor y costuras de las de ciclismo son idóneas para más comodidad durante el pedaleo.

Por un lado, se deben tener en cuenta las condiciones climáticas de cada lugar así como la previsión meteorológica para las horas que tenemos pensado estar fuera. No es lo mismo vestirse para salir a rodar por la Selva de Irati en el País Vasco que hacerlo para salir por el litoral mediterráneo. Además, el nivel de humedad es diferente en cada zona así como las probabilidades de que en cualquier momento aparezca una lluvia repentina. Si sales de buena mañana, la temperatura normalmente irá subiendo y si sales por la tarde, irá en descenso. Por otra parte, como buen ciclista sabrás que la temperatura sube a medida que aumenta el desnivel y baja en los descensos por el efecto del aire. Por tanto, conocer de antemano las condiciones que vas a encontrar durante el trayecto es clave para acertar en cada parte del mismo.

Por último, te debes conocer a ti mismo. Cada persona tenemos un nivel de tolerancia al frío y humedad distinto. Saber cómo responde tu cuerpo ante cada situación y aprender de errores pasados es clave para que cada vez aciertes más en tus prendas y sepas que es lo que te funciona mejor en cada situación.

Una vez introducidas estas consideraciones previas, vamos a exponer las diferentes opciones que existen para combatir el frío encima de la bicicleta. Y lo vamos a hacer de arriba a abajo, de la cabeza a los pies, ya que hay que proteger bien todas las partes del cuerpo.

combatir el frío en bicicleta

¿Cómo proteger el cuello y la cabeza del frío cuando vas en bicicleta?

Para proteger estas zonas, existen diferentes opciones por las que puedes optar en función de la temperatura y tu tolerancia al frío.

Bandana o braga de cuello de ciclismo

El cuello es una zona en la que suele calar mucho frío pudiendo llegar a causar resfriados y molestias en la garganta. Para evitar esto, muchos ciclistas utilizan braga de cuello en sus salidas. Podrás encontrarlas más finas, cuya principal función es proteger del viento, y más gruesas, que además mantienen el calor en la zona. Dependiendo tu tolerancia al frío y a las propias bragas, ya que a mucha gente le agobia la sensación de llevarla en el cuello cuando empiezan a sudar, escogerás un tipo u otro. Incluso puedes usar ambas a la vez cuando haga mucho frío.

Sotocasco o gorro de ciclismo

Su función es proteger la parte superior de la cabeza del frío y la lluvia y se coloca bajo el casco (sotocasco). Muchos ciclistas usan este accesorio independientemente de la época del año para evitar que caiga el sudor en la cara. Lo más importante es que sean transpirables evitando así el efecto sauna en el cuero cabelludo y no sudar en exceso.

Orejeras o cintas de cabeza

Aunque muchas veces se te olvide cubrirlas, lo cierto es que las orejas se enfrían rápidamente y son una “ventana” de infecciones de oído o garganta. Para evitar esto, existen gorros de invierno que incorporan una extensión para las orejas. También puedes utilizar una cinta que recorra la frente y la parte trasera de la cabeza pasando así por la zona de las orejas y las tape.

Pasamontaña o facewarmer

Los pasamontañas cubren cuello, cabeza y orejas. Por su parte, el facewarmer, como su propio nombre indica, incorpora protección en la cara. La nariz y la boca quedan cubiertas y permite respirar con facilidad sin que el frío entre en los pulmones. Ambos accesorios se utilizan en condiciones muy frías ya que su protección es máxima y para temperaturas más suaves resulta incómodo.

Para todas las opciones anteriores, es necesario recordar que se utilizan junto al casco obligatorio. El casco es el principal elemento de seguridad, por lo que la elección de los diferentes complementos debe quedar condicionada a que se ajusten bien al mismo. Lo más importante es que pueda cumplir su función de cubrir el cráneo sin holguras ni movimientos excesivos.

accesorios cabeza ciclismo invierno letin

¿Cómo acertar con la combinación de prendas ciclistas en invierno?

Uno de los mayores dilemas que habrás tenido como ciclista es cómo abrigar el tronco superior, es decir, de cintura para arriba. Existen múltiples opciones y combinaciones posibles y elijas la que elijas casi siempre parece que has tomado la decisión equivocada.

Como hemos comentado, cada zona tiene unas condiciones diferentes y cada ciclista un nivel de tolerancia al frío distinto, por lo que a la hora de vestirse de ciclista en invierno no existe una combinación única sino más bien muchas posibilidades, como irás viendo. No obstante, sí hay una recomendación que puede ser útil en muchos casos: utilizar 3 capas.

¿Qué es la teoría de las 3 capas en ciclismo?

La “teoría de las 3 capas” es la combinación de prendas de forma que unas cumplan la función de aislar el frío exterior mientras que otras sean transpirables y permitan evaporar el sudor del cuerpo.

La primera capa es la encargada de alejar la humedad producida por el sudor. Para lograr esto utiliza una camiseta térmica que se ajuste bien a la piel y transpire el sudor. Puede ser de manga larga o corta dependiendo de las condiciones o de lo que te resulte más cómodo en función de las capas superiores.

La segunda capa es la encargada de retener el calor corporal. Puedes utilizar un maillot de invierno o, si el frío no es excesivo, el maillot de verano.

La tercera capa, por último, es la responsable de aislar el frío, humedad y viento exterior. Dependiendo de las condiciones usarás chaqueta, chaleco, cortaviento o chubasquero.

maillot invierno

Ahora sí, llega el momento de “deshojar” esas capas y presentar las diferentes prendas que puedes utilizar:

Camiseta térmica de ciclismo

Es una prenda que no puede faltar en tu armario en invierno. Mantiene el calor corporal a la vez que transpira el sudor. Debe quedar correctamente ajustada, actuando como una segunda piel. Si queda ajustada en exceso irás comprimido e incómodo y si, por el contrario, queda grande generando bolsas no cumplirá su función.

El material adecuado es la fibra sintética, que evapora el sudor y disminuye el riesgo de enfriamiento por humedad. El uso de una camiseta interior de algodón, aunque proteja del frío, es inadecuado ya que retiene la humedad y no transpira, por lo que pronto estarás empapado y el frío calará con mayor facilidad.

Existen diferentes tipos de camisetas térmicas en función de su grosor y del tipo de mangas: larga, corta o de tirantes. Lo recomendable es tener una más gruesa o de manga larga y otra más fina de manga corta o tirantes. Así, se puede escoger en función de las condiciones climáticas o en función de la comodidad que aporte teniendo en cuenta la capa superior. Por ejemplo, si arriba ya llevamos un maillot largo de invierno, la camiseta térmica puede ser de manga corta o tirantes y viceversa, si el maillot es de verano, te interesa que la camiseta térmica sea de manga larga y proteja los brazos.

Maillot de invierno

¿Es necesario comprarse un maillot de invierno o con una camiseta térmica y/o manguitos junto con el de verano es suficiente?

Posiblemente alguna vez te hayas hecho esta pregunta. La respuesta dependerá de dos factores: las condiciones de la zona por la que vayas a rodar y tus propias sensaciones con el frío.

Mientras se trate de un maillot específico de ciclismo y no de otra prenda como un polar de senderismo, por ejemplo, no habrá problema y se podrá escoger la opción que más interese.

Algunos optan por usar siempre maillots de verano y proteger los brazos con manguitos, camiseta térmica de manga larga o ambas. Es una opcón válida para inviernos suaves. No obstante, lo recomendable es que tengas algún maillot de invierno, más grueso y que retiene mejor el calor. Seguramente los maillots de verano son los que predominan en tu armario de ciclista, por ello, no está de más que adquieras alguno de invierno para poder utilizarlo cuando las temperaturas en tu sean bajas.

¿Chaqueta, chubasquero, chaleco… o varios a la vez?

Esta tercera capa siempre genera dudas ya que puede resultar determinante para que ocurra lo que no queremos: pasar frío y echar de menos alguna prenda o parecer una cebolla con muchas capas y acabar pasando calor.

No obstante, cada prenda tiene una función específica que debes conocer. La chaqueta es imprescindible para cuando la temperatura sea muy baja. El chaleco es útil para ambientes suaves o frescos pero con el sol fuera. El chubasquero o cortavientos, por su parte, debes llevarlo cuando llueva o amenace con hacerlo si no quieres acabar empapado.

Además, uno de los grandes avances de la ropa específica de ciclismo es su facilidad de transporte y adaptabilidad a las demás prendas. Los chalecos, chubasqueros y cortavientos están diseñados para poder plegarse y guardarse fácilmente en el bolsillo del maillot, lo que permite que puedas salir con ellos y usarlos durante la ruta según lo precises.

Lo recomendable es contar con al menos alguna prenda de cada tipo para poder usarlas dependiendo de la temperatura y las condiciones de cada momento. Se trata de la tercera capa, responsable de aislar el frío y protegernos ante el viento y humedad y es muy importante que se elija de forma adecuada para acabar de cubrir el tronco superior.

equipación invierno ciclismo montaña

¿Cómo abrigar las piernas en bicicleta?

Siguiendo con el orden descendente, llegamos a las piernas, las encargadas de pedalear y tus principales armas como ciclista.

Hay que reconocer que la sensación de pedalear con las piernas cubiertas no resulta muy agradable. Pedaleando, entran rápido en calor y sudan fácilmente. Por ello, muchos ciclistas se resisten a vestirse de largo hasta bien entrado el invierno.

De hecho, si vives en una zona con inviernos suaves, quizá sea suficiente con utilizar unas perneras de calidad junto con el culotte de verano. Por el contrario, si la temperatura suele situarse por debajo de los 5 grados lo recomendable es invertir en un culotte de invierno.

Existen diferentes prendas y opciones para abrigar las piernas en bicicleta:

Perneras

Al igual que el caso de los manguitos en los brazos, las perneras cubren la zona de la pierna donde no llega el culotte. Es una opción muy válida para temperaturas suaves y épocas como el otoño y la primavera. Cabe recordar que deben ser perneras específicas de ciclismo que permitan transpirar y no acumulen el sudor con la incomodidad que eso genera.

Mallas

Si para las perneras hemos hecho la comparación con los manguitos, las mallas serían como la camiseta térmica. Aunque es una opción muy práctica para temperaturas suaves, ten en cuenta que el hecho de llevar las mallas por debajo del culotte puede ocasionar rozaduras, por lo que debes prestar atención a este hecho para poder utilizar las que mejor te ajusten. Además, su principal función es actuar como una segunda piel transpirando el sudor, por lo que en ocasiones pueden resultar insuficientes para proteger del frío y del viento.

Como ya se ha comentado, para temperaturas bajas es necesario el uso del culotte largo específico de invierno. Existen diferentes modelos en función del grosor y el material de fabricación. Por ejemplo, para zonas con excesivo frío, actualmente se fabrican culottes largos de Gore-Tex que protegen de forma muy eficaz. Debes comprobar que se trata de un culotte elástico que se adapta muy bien a tus piernas y no te produce incomodidades en una zona que debe quedar preparada para pedalear con fuerza.

culotte invierno Eltin

¿Cómo evitar que se te congelen las manos y los pies en bicicleta?

Si hay dos partes del cuerpo que más sufren el frío cuando se rueda en bicicleta esas son las manos y los pies. Seguro que alguna vez has tenido la desagradable sensación de que el frío te entumece las manos y los pies, impidiéndote mover los dedos e incluso has llegado a decir: “es que no siento las manos”...”qué dolor en los dedos de los pies”...

Pues bien, dejar de sentir esto es posible…

Por lo que respecta a los pies, puedes combatir esta sensación con unos buenos calcetines de invierno. Se trata de calcetines específicos para el frío, más gruesos, que mantienen los pies a una temperatura óptima a la vez que transpiran el sudor y los mantienen secos.

En cuanto a las zapatillas, puedes utilizar un cubrebotas. Es una especie de calcetín que se ajusta por encima de la bota protegiendo al pie del frío y la humedad. Es una solución muy recomendable para el ciclismo de carretera, ya que en montaña este accesorio se acaba rasgando y dañando debido a los golpes con ramas, piedras, el contacto con el barro, charcos...dejando de cumplir su función. Por tanto, en montaña sí es recomendable utilizar zapatillas específicas de invierno, que protegen mejor de los golpes y la humedad y suelen ser más altas para evitar que entre agua y barro.

En este aspecto también se debe tener en cuenta la combinación bota-calcetín. Si en invierno vas a utilizar un calcetín más grueso quizá tu bota de verano quede pequeña, por lo que será recomendable adquirir unas de invierno que ajusten con dichos calcetines.

Para el caso de las manos, los guantes serán tus mejores aliados para combatir el frío. Existen diferentes modelos en función del grosor. Dependiendo de las condiciones climáticas usarás unos más finos o más gordos pero siempre teniendo en cuenta que sean específicos y estén preparados para proteger a la vez que transpiren el sudor dejando las manos secas. Además, las manos son un elemento muy importante para los ciclistas, ya que se encargan de controlar el manillar, cambiar las marchas y frenar. Por tanto, escoger unos guantes específicos de ciclismo que permitan tener un contacto adecuado con las manetas y con un buen agarre al manillar va a ser imprescindible para rodar en condiciones seguras.

Cabe destacar que tanto en invierno como en verano es altamente recomendable el uso de guantes (largos en invierno, cortos en verano). Protegen una zona tan expuesta como las manos de quemaduras ante posibles caídas en carretera y de golpes y arañazos contra rocas o ramas en montaña.

equipacion invierno ciclismo eltin

Otros aspectos para combatir el frío en bicicleta

El primero, algo en lo que hemos incidido mucho, que todas las prendas utilizadas sean específicas de ciclismo ya que están preparadas para proteger del frío y transpirar el sudor.

En segundo lugar, planifica muy bien tus rutas. Calcula cuántas horas vas a estar fuera, la predicción para ese lapso de tiempo y ten en cuenta la variación de la temperatura tanto por el paso de las horas como por el esfuerzo. Abrígate bien y utiliza prendas que sean fáciles de quitar y guardar en los bolsillos para ir adaptándote en cada momento. Además de las condiciones meteorológicas, debes conocerte muy bien a ti mismo y saber cómo toleras el frío así como utilizar tu experiencia y no cometer errores pasados.

En tercer y último lugar, verás que las prendas de invierno suelen ser de colores más oscuros con la finalidad de atraer el calor. No obstante, muchas de estas prendas incluyen detalles o combinación de colores vivos o fluorescentes para poder ser vistos con mayor facilidad. Intenta que tus prendas lleven siempre este tipo de colores para dejarte ver. Además, en invierno la luz solar no es tan nítida como en verano y unas prendas que incluyan colores vivos nos aportarán más seguridad.

Ojalá nuestros consejos te sirvan para que no pases frío encima de la bicicleta y puedas disfrutar independientemente de las condiciones climáticas. Afortunadamente cada vez existen más prendas ciclistas que protegen mejor del frío y la humedad y, a su vez, son ligeras y fáciles de transportar.

Si quieres conocer cómo abrigarte con nuestras prendas, no dudes en pasarte por el siguiente artículo donde presentamos todas las opciones Eltin para el invierno. 

Recuerda, sea la época del año que sea, ¡que nada te pare! #KeepOnCycling

Comentarios (0)

Producto añadido a tu lista de favoritos